5 de enero de 2016

Pinceladas (VI): Fragmento del diario de Madrid

viernes,  11 de diciembre de 2015 – Qué es un poemario
He aprendido y no hoy, hoy lo he comprobado– que en ciudades de este nivel de estrés la mejor forma de actuar es ser paciente, caminar con calma, disfrutar del paisaje, maravillarte con cada bocacalle; no participar del estrés sino alzarte sobre él.
Un sushi excelente –y varias conversaciones extremadamente agradables– después, volvemos a las calles, de camino a la mayor librería ¿de España, de Madrid? Las casualidades nos reencuentran con Constantino Molina Monteagudo y Rubén Martín Díaz, a quienes conocimos por la mañana en el fallo del premio Adonáis. Intercambiamos impresiones sobre la poesía joven española, compramos sus libros –ambos fueron ganadores del Adonáis en 2014 y 2009, respectivamente–, nos los firman y seguimos hablando. Me gusta mucho su visión de la poesía actual y su tono –a la noche también compruebo que me gustan sus versos.
Aún más en la tarde –la noche, si nos guiamos por el sol– llegamos a la presentación de Quién lo diría, el libro más reciente de Eloy Sánchez Rosillo, un hombre encantador y muy amable. También adoro su visión y su tono poético, esa claridad y sencillez, esa descripción lírica de lo cotidiano, ese maravillarse ante el instante.
Se amontonan en mi cabeza ideas, pero una asoma claramente:
A primera hora de la mañana, cuando entramos en la librería de Hiperión, escucho a Constantino –al que no conocimos ni reconocimos entonces– hablar de que los libros de poemas cobran para él mucho más sentido si existe una unión, un hilo conductor entre todos los poemas y que, por eso, un poema sacado de un libro –por ejemplo, para incluirlo en una antología– pierde todos los matices que le da el contexto del poemario. Mi yo interior coincide en parte con esa idea. 
Al encontrarnos después con Rocío Acebal y tomar un café me comenta que su último proyecto de libro, Noviembre, que tiene pensado presentar a algún concurso, tiene una unidad interna basada en dos temas que son los dos bloques del poemario: los finales y la esperanza –entiéndase esta una interpretación propia de las palabras que me dijo, pues no las recuerdo bien, pero es la impresión que me ha quedado después de leer su borrador.
A la tarde, en la Librería Alberti, a Eloy Sánchez Rosillo le preguntan cómo sabe un poeta que tiene un libro acabado y es esta la pregunta que me lleva a tan larga reflexión. La respuesta de mi adorado Rosillo fue que la unidad básica de la poesía era el poema –lo mismo que dice Gil de Biedma, otro de mis poetas de referencia–, que uno escribe unos cuantos poemas y luego encuentra una idea o un tono o un estilo que los ata todos juntos en un mismo libro.
Mi producción poética –hasta ahora escasa, sucinta, limitada e inexperta– ha dado un pequeño libro del que me siento orgulloso –aunque no haya ganado el Adonáis. En este poemario reflexiono sobre tres ideas que son una misma y... quizá otro momento sea más propicio para el onanismo, por ahora, terminar con esta idea.
En su ensayo sobre teoría poética, Dámaso Alonso reevalua y apuntala la semiótica de Saussure incluyendo los significantes parciales que, sobre todo en poesía, completan el estudio del signo de un poema, porque cada uno otorga significados parciales que enriquecen el significado total. Continuando ese pensamiento, aun siendo un significante total el poema, una unidad básica, este a su vez en mi opinión– puede ser un significante parcial de un orden superior que es el libro. De esta manera, un poema puede ser leído de manera independiente y comprenderse perfectamente, y también puede completar una idea total con un significado mayor dentro del poemario
Es labor del poeta trabajar el orden y la colocación de los poemas –y las citas, y los títulos, y demás parafernalia extra e intra poémica– para dotar al poemario de un sentido total, como signo complejo, para que la lectura completa le otorgue al lector una idea multifacetada. Y aquí coincido con Constantino, no disfruto tanto de la poesía si no expresa una idea completa, si solo son retales recogidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario